Violetas Africanas

Hay plantas que son solamente adecuadas para  exteriores o interiores.  Unas de éstas  son las Violetas Africanas que nos brindan sus bellos colores floreando casi todo el año, especialmente en el Verano y Otoño.Las Violetas Africanas son uno de los regalos más idóneos y populares cuando hablamos de plantas en macetas; se propagan y florecen en diferente temporada del año de acuerdo a la región en que te encuentres.  No requieren mucho cuidado para mantenerlas en el interior de tu apartamento o casa y solamente seguir algunos tips.

Descripción

Esta bella planta recibe el nombre de Saipaulia Ionantha bien conocida como Violeta Africana o Santa Paulia, perenne  originaria de áfrica.

  • Llamativa por el color verde obscuro de sus hojas terciopeladas, herbácea con una altura máxima de 15cm.
  • Rosetas de flores diminutas de pétalos simples o dobles agrupadas en un ramillete.
  • Tonalidades de blanco, azul, rosa, lila, morado y bicolores; pétalos en forma ondulada, rizada y estrella.
  • Florecen a una temperatura de 18 a 24°C.

El abono se le aplica directamente en el agua de riego cada 2 semanas.  La reproducción es por medio de hoja, escogiendo una que se encuentre en el medio de la planta, dejarle 3cm de peciolo, sumergirlo en hormona y colocarlo en turba preparada.

Mantenimiento

Por ser una planta muy delicada al tacto y ubicación, para su mejor mantenimiento y vida hay que tomar muy en cuenta los siguientes tips:

  1. Necesita estar ubicada en un lugar donde reciba luz indirecta pero no en el sol debido a que sus pétalos y hojas se queman al estar expuesto.
  2. Escoger la ubicación dentro de la casa donde no reciba corrientes de frío y de aire.
  3. Evitar los cambios bruscos, se resienten inmediatamente.
  4. Nunca mojar las hojas debido a que se reproduce el hongo gris sobre las mismas.
  5. Limpiarlas cada 2 semanas pasando un pincel seco o brocha delgada, suavemente sobre sus hojas y entre los tallos.

A continuación por medio de este vídeo verás cómo cuidar las violetas para no dañar su sistema radicular y el procedimiento adecuado para su multiplicación.

El riego debe realizarse  llenando un plato con agua y sentar la maceta en el centro para que las raíces absorban el agua; dejar por media hora y retirar el exceso de agua que haya quedado en el recipiente inferior.

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios