Flores en macetas

A toda mujer le fascinan las flores.  Puedes adquirirlas en mercados al aire libre, supermercados, floristerías, viveros y en casa de tus vecinos.

Quizá vives en un apartamento que tiene un balcón o patio pequeño.  Te gustaría tener un bello jardín como el de una de tus amigas pero deshechas la idea por falta de espacio y tiempo. Sonríe y anímate puedes cultivar tus propias flores fácilmente y en poco espacio, hazlo en macetas.

Trucos para mantener tus macetas sanas

Hay diversidad de macetas, difieren en tamaños, materiales, precios. Primeramente decide qué planta o flor sembrarás en ellas; seguidamente ubica el área en que las colocarás. Busca despacio dónde comprar macetas idóneas para el uso que les darás.

  1. Macetas de barro, arcilla y cerámica son ideales para exteriores. Soportan frio, sol y lluvia
  2. Macetas de cerámica fina, china,vidrio y plástico siendo decorativas y frágiles son utilizadas en el interior de las casas
  3. Macetas colgantes de alambre, de macramé, de corteza de coco, y plásticas se colocan en balcones
  4. Colócalas sobre una platillo que sirva como base para que absorba el agua y no dañe el piso o los muebles
  5. Acomodarlas donde reciban los rayos solares directa o indirectamente para evitar la proliferación de hongos
  6. Rota su ubicación para que las  flores crezcan en forma redonda tupiendo la maceta y  ésta reciba calor por todo su alrededor
  7. Sacude las macetas cada semana evitando que la textura exterior se cubra de polvo y tierra
  8. Mantén la tierra suelta dentro de las macetas

¿Qué flores sembrar en macetas?

Visita los jardines y parques de tu ciudad para verificar cuáles son las flores que mejor se adaptan.  Lo más fácil y práctico es comprar la planta pequeña en el vivero y trasplantarla a la maceta de tu elección. Seguidamente ubícala en el suelo o cuélgala dando los  cuidados necesarios para su mantenimiento.

Las más comunes son: fucsias, petunias, geranios, violetas africanas, orquídeas, lirios, pelargonios, herbáceas, cactus, y hortensias. Manipula tus plantas gentilmente para no dañar las ramitas, hojas y flores. Al regar hazlo directamente sobre la tierra evitando que se mojen sus hojas, especialmente las violetas. retira toda hoja amarillenta o seca.

Disfruta esta actividad y al cabo de unas semanas tendrás un bello balcón, patio, corredor o interior lleno de coloridas flores y dulces fragancias.