Rosas, arbustos espinosos, cómo plantarlas y cuidarlas – Parte II

Las Rosas son una de las flores ornamentales que se cultivan en gran escala para el mercado internacional. Éstas tardan por varias semanas colocadas en jarrones cambiándoles el agua diariamente.

Las variedades de flores que se obsequian en arreglos florales diferentes temporadas como el Día de La Madre, San Valentín y otros aniversarios, muestran a las Rosas en conjunto con Lirios, Nardos, Claveles, Gladiolas, Peonias como las favoritas de la mayoría de mujeres. Sin embargo plantarlas y cuidarlas es todo un proceso.

Plagas y enfermedades de las Rosas

Los rosales suelen ser atacados por enfermedades y plagas las cuales pueden combartirse desde el principio con insecticidas y fungicidas ecológicas; la más utilizada es el agua jabonosa para atacar el pulgón, además de la mancha negra de las hojas, o si prefieres  el uso de ajo, ajenjo, tomate, entre otras.
Para saber cómo cuidar las Rosas, debes conocer sus enemigos:

  • Afibios
  • Botritis, Moho gris
  • Escarabajos
  • Mildiu
  • Pulgón
  • Punto Negro
  • Hormigas

Desde el inicio de una variante en las hojas del Rosal o los botones de Rosas, si muestran manchas, insectos, agujeros, es mejor cortarlas y descartarlas. Se deben compar variedades resistentes indagando en los viveros locales y cultivares de la región.

Entre los híbridos o silvestres, Rosas mosquetas o Floribundias,  Rosas de Té,  lograrás un jardín majestuoso. Mira las opcione en estas imágenes y también el que se muestra en el vídeo, Rosas trepadoras “Pitimini”.

Reproducción y cuidado de los arbustos espinosos

La propagación de los rosales conocios como arbustos espinosos, cualquier variedad de Rosas, es por injerto, acodo, semillas y esquejes durante el otoño. Si se adquieren Rosales de raíz desnuda, es aconsejable sembrarlos en mayo. Tomando en cuenta estos factores:

  • El suelo debe ser neutro o ligeramente ácido.
  • Deerán estar ubicadas donde reciban 5 horas mínimo de luz solar.
  • Mezclar abono orgánico, estiércol antes de sembrarlas.
  • El agujero debe ser el doble en diámetro a la circunferencia de la raíz desnuda o del cepellón; éste es el principio para sembrar la mayoría de árboles y arbustos.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios