Iberis, flor silvestre

Las flores silvestres que crecen libremente en praderas y montañas, han llegado a nuestros jardines y balcones para quedarse como flor de estación. Las bellas Iberis aunque carecen de aroma ornamentan macetones y arriates.

Iberis Gibraltarica, símbolo de la Reserva Natural de Gibraltar,  dispersa en Europa y África se asemeja por su forma a las Ixoras o Cruz de Malta utilizadas para setos en la mayoría de jardines y parques de Centro América. Ambas especies son una de las favoritas de  abejas, mariposas y colibrís.

Descripción de Iberis

Las Flores Iberis pertenencen a la familia Brassicaceae con más de 30 especies de plantas perennes y anuales; por ser silvestres crecen en grietas de piedras caliza y espacios rocosos en la Peninsula Iberia y Sur de Europa; específicamente Iberis Gribraltarica con sus pequeñas flores lilas a tonalidad blanca, nacen, florecen y mueren.

 Iberis, como flor cortada en un jarrón perdura durante una semana

Iberis sempervirens llamada Carrasspique, Cestillo de plata es una planta perenne, siempre-verde; alcanza la altura de 20-30cm con hojas oblongas verde obscuro y de textura gruesa. Sus flores pequeñas y agrupadas son de color blanco de 3 cm las cuales se dilatan al florecer.

Reproducción y Mantenimiento

Iberis  se reproduce por semillas en primavera, sembradas en jardineras, macetas jardines campestres requieren bastante luz solar; florecen desde primavera hasta finales del verano en tonalidades rosa, blanca, y lila. En este vídeo verás las flores en su esplendor siendo resientes a las sequías y al frío pero no a las heladas.

No necesita ser abonada y la poda formativa fomentará el crecimiento de flores en la siguiente primavera; ésta debe realizarse en el otoño. Iberis es sensible al Mildiu, hongo por humedad excesiva; los trips suelen atacarla por igual.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios