Cultivo de Rosas

El cultivo de rosas ha sido originado por su belleza, elegancia, aroma de sus flores y uso comercial, en medicina, recetas culinarias y tés; poseen una fragancia deliciosa de acuerdo a la variedad y a las condiciones climáticas.

Ninguna otra flor ha sido tan conocida y admirada en todo el mundo como la rosa. Sus capullos se extienden desde el blanco a tonos de amarillo y rosado a rojos obscuros y marroes.  Muchas variedades han sido injertadas par lograr mezclas de colores preciosos.  El tamaño de la rosa varía desde miniaturas (1.25cm) en diámetro hasta flores que miden alrededor de 17.5cm de circunferencia.

Características

Las rosas silvestres usualmente tienen cinco pétalos mientras que las rosas cultivadas doblan la cantidad con múltiplos grupos de petalos. La Rosa Mosqueta es apreciada por sus propiedades medicinles.

La rosa es un arbusto perenne de la familia Rosaceae, clasificada universalmente en 100 especies además de híbridos.  Originaria de Asia y regiones del Hemisferio Norte, algunas especies son oriundas de Norte América, Europa y Noroeste de Africa.

Cultivo de rosas en Macetas

A excepción de rosas trepadoras, la mayoría de las rosas pueden sembrarse en macetas.  Es importante que la vasija sea suficientemente grande para proveer espacio para el crecimiento de las raíces y  la maceta puede ser de cerámica, plática o barro.  Para los climas fríos es mejor utilizar macetas pláticas; los recipientes de cerámica proporcionan una condición fresca durante las temperaturas altas, en el Verano.

Si los arbustos son pequeños o miniatura, los recipientes no deben ser menores de 15”/30 cm de diámetro que será suficiente durante los dos primeros años.  Al momento de trasplantarla a otra maceta más grande, ésta debe ser dos tamaños más grandes que la anterior.

  1. Colocar al fondo de la maceta una capa de 3cm de grosor de grava, piedra poma, que servirá como drenaje.
  2. Mezclar 1/3 parte de tierra comercial para cultivos, 1/3 parte de compost y 1/3 parte de estiércol de becerro. o perlita; además un nutriente comercial especial para rosales.
  3. Llene 2/3 partes de la maceta con esta tierra preparada y coloque el rosal en le centro manipulando sus raíces.
  4. Seguidamente agregue más tierra para cubrir firmemente al nivel de las primeras ramas. Es aconsejable que la tierra este nivelada con la orilla de la maceta porque con el tiempo la tierra se compactará.
  5. Riegue lo suficiente hasta que el agua este nivelada con la orilla de la maceta.

En el siguiente vídeo verás cómo podar los rosales,prevenir plagas y trasplantarlos.

El cultivo de rosas en macetas deben regarse más frecuentemente que los rosales en el suelo, tienden a absorber los nutrientes más rápidamente en comparación si estuvieran sembradas directamente en la tierra; al ver que la tierra se está secando es el momento de volver a realizar el riego.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios